miércoles, 2 de marzo de 2016

Recuerdos grávidos






Vuelve el ayer rendido de vivencias
del naranjo cual frutos ya dorados,
que tienden a caer atormentados
sobre la tierra trémula de ausencias.

Triste el patio de adiós, de permanencias,
colma el alma de sueños abrumados;
dichas de ayer, recuerdos enterrados
que emergen hoy para dictar sentencias.

Para caer ya grávidos al suelo,
uno tras otro a retornar semilla
como soplo de vida de otra arcilla.

Y desnudado el corazón su anhelo,
es ese árbol sin frutas ya y sin hojas
que aspira en soledad sólo congojas.


No hay comentarios: