sábado, 13 de febrero de 2016

No te pido que me ames.




Sé que estoy en un sueño inalcanzable
-loca ambición y triste usura -
con el alma perdida en el deseo,
sólo pidiéndote
que me dejes amarte.

 Alterar tu destino
hacia las vías que nos unan.
Dueña de mis saqueos,
de los botines de mis guerras.
Testigo de mis luchas, de mis triunfos,
de mi fuerza creciente
y mis dolorosas derrotas.

No te pido que me ames.
Sólo quiero ser el guerrero
que usurpa un trono para ti.


No hay comentarios: