miércoles, 3 de febrero de 2016

Llamado a los príncipes




¡Príncipes de la tierra, 
amos de la existencia,
patrones de la humana voluntad:
escuchad mis palabras complacientes,
escuchad mi proclama:

Seguid creando los feroces conflictos,
seguid creando más y más contiendas,
mejores guerras, muertes instantáneas,
y disputad por siempre sanguinarios.

Seguid guerreando feroces,
saciando vuestra sed de sangre,
obedeciendo atávicos impulsos
de vuestra voluntad de poderío,
de vuestra voluntad de grandeza.
Seguid, seguid incompasivos,
cobrando impunes
las más involuntarias insolencias.

Rubricad con traiciones presagiadas
vuestros pomposos tratados de paz.
Mostradnoos por siempre
la fría realidad de la existencia.

Príncipes de la historia,
opresores demócratas,
dictadores corruptos,
imperialistas arrogantes,
emperadores sátrapas,
caciques de las tribus nómadas,
jefes de los emporios financieros,
tecnócratas enérgicos,
pandilleros urbanos . . .

Tiranos insensibles
que someten la voluntad del mundo:
proseguid la hierática misión.
Calculad fríamente
el cúmulo de muertes necesarias
para la sumisión de vuestros reinos.

Mortales fieras,
astutos carniceros de la tierra:
proseguid vuestro noble quehacer
de refinar la cacería.

Mostradnoos por siempre
la bella imagen del siervo derrotado,
la bella imagen del ciervo ensangrentado!



No hay comentarios: