miércoles, 3 de febrero de 2016

Hipocresía de los dioses




Tras tanto ir muriendo de vivir
para mudar en luz vida y destino;
tras tanto practicar el desatino
de idear, de tejer y de escribir;

tras tanta crueldad de percibir
que eres sólo inútil peregrino,
sin encontrar jamás el buen camino
que comprende la cruz y el revivir . . . ,

hallas que existir mudo en la memoria
del mundo es un castigo de los dioses:
la justicia de muerte, adiós y olvido,

la injusticia que niega la victoria
a pesar de ensalzar con francas voces
sus gobiernos de humano sin sentido.


No hay comentarios: