miércoles, 13 de enero de 2016

Renovación de mis ansias




No se me ofrece otra alternativa que renovar mis ansias      
aunque abrazado sigo a mi viejo plumaje,
y desconozco adónde me lleva el canturreo,
las palabras de estar aún con vida.

A causa de este gran deseo 
es que he navegado tanta espuma,
tanta que el tormentoso mar ya no recuerdo ahora,
y tal vez este tiempo o nunca sea
quién me diga de qué fortuna depende la llegada al muelle.

Aunque todo es apariencia y nada ya sorprende:
ni siquiera el poema de los dones
sin fácil enumeración y muy dificultosa técnica.
Yo arrastraré mis pequeños cadáveres, borrones
que enterraré en las tumbas de la brisa,
donde el aire se vuelve de nuevo navegable.

Creo que siempre es posible renovarse,
seguir la estrella en los mares nocturnos.
La noche sólo engaña al que busca la luz
en el cristal del agua.                  


No hay comentarios: