miércoles, 27 de enero de 2016

Paisaje




Yo preveo un paisaje
que está en cualquier instante del mañana.
Un paisaje sin mar, sin crepúsculo, sin jardín.
Un paisaje que abre
sus fauces como un tigre de la selva,
con el grito animal atrapado en el miedo,
como un árbol que espera
a las aves lejanas en la luz.

Ese paisaje,
como una buena amante,
me espera.
Me quiere porque lo supongo, estima
mis palabras desnudas
agitadas en el anhelo.

Llegaré a él sin rostro
para transitarlo sin mis viejos zapatos.

No hay comentarios: