viernes, 8 de enero de 2016

En las quimeras del futuro




Mientras los otros cantan las sonrisas
animosas del tiempo,
tú, arduamente, logras la saciedad del tímpano
en las brisas que siguen llegando del olvido.

Nada de corazones en cortezas del parque,
ingenuos frenesíes, rústicos edenes;
sólo de la emoción del río —roja corriente de la entraña—,
obtienes los susurros de la vida.

Extrayendo verdades a la angustia,
girasoles borrachos a la orilla del ansia,
sustentas tu altivez ante la lluvia persistente
en regar los jardines —que ahora amas— del futuro.



No hay comentarios: