jueves, 7 de enero de 2016

En el campo




El esfuerzo del hombre,
de la naturaleza,
busca las cosas buenas,
la belleza en la luz,
la ostentación del alma
ausente de maldad.

Estrellas entre nubes
se ciernen sobre el valle;
y un racimo de luces,
desde el pozo del día,
con sus matices múltiples,
aparenta estallar.

La noche, padeciendo,
se entrega al dios del alba,
mientras duendes bribones
ahítos de lascivia,
lentamente y apáticos,
se aprestan a soñar.

Los árboles se curvan
al tacto de la brisa;
y de los montes huyen,
las aves en bandadas,
mientras la luna cae
muerta, detrás del mar.

Una diosa enojada
rezonga allá en el bosque:
va sola por la tierra
deshecha en la desdicha,
porque un fauno perverso
ya no la quiso amar.

El lucero del alba
se esconde tras las nubes;
y por las curvas sendas
lentamente transitan
los dóciles caballos
saliendo del corral.

Y bajan con la brisa
los ángeles guerreros;
dragones y serpientes
escrutan escondites
para limpiar de lémures
la jornada rural.

En el verdor del prado
pastan las mansas vacas;
y en sus nulas conciencias,
rumian indiferentes,
con sus ojos de vidrio,
al barullo vital.

Un demonio sentado
sobre un gran hormiguero
sonríe presumido,
porque va una gallina
hacia el destino infausto
que consiguió tramar.

El arroyo amanece
invisible en la bruma;
y en su luenga garganta,
con palpitante ritmo,
una oración remota
parece murmurar.

Dos nereidas perdidas
están en la ribera:
el caballo marino
ha muerto en la aventura,
y solas contra el pánico
no pueden regresar.

De la vasta pradera
asoman hadas, ninfas;
y de los bosques densos,
las dríadas sensuales.
Todas lucen bellísimas
como lumbres de amor.

El rancho campesino
humea en la cocina.
Los sombreros de pajas
cabalgan hacia el llano
con el empeño firme
en el radiante albor.

Irrumpe en la mañana
las charlas de los árboles;
y en todos los recintos,
con calma vigorosa,
la vida campesina
recobra su esplendor.

Sobre la cama humilde,
pétalos de azucenas
encienden su fragancia,
como una lluvia cómplice
que olvidará los besos
de la noche anterior.



No hay comentarios: