sábado, 26 de diciembre de 2015

Tarea de la ingrata prolijidad




El jardinero abriga la paciencia
de aguardar sigilosamente el brote;
y la lucha frontal contra el azote
del tiempo, su labor convierte en ciencia.

Tímidamente perfecto


El hombre puede tolerar sus tripas derramadas
en la hornacina de un papel periódico
trincado por el cinto.