lunes, 14 de diciembre de 2015

Cortesía




Me cuido
para no despertar en ti
la sospecha de que estoy revolviendo
el cofre donde guardas
aquellos síndromes innobles tuyos
que te avergüenzan.


Serenamente en el ocaso




Serenamente recostado
en el indicio de la noche,
invoca en las imágenes del cielo
su propio acontecer.