miércoles, 9 de diciembre de 2015

Tiempo y existencia




Siento miedo, casi pánico,
de enfrentar la baraúnda
desolada de mi cuarto,
del insomnio en soledad.

Profecía: año 4.000 DC




Jamás pueden faltar los cósmicos lugares
para saciar la sed de destrucción del hombre.

Resonancias




Siempre en las tardes como ésta,
cuando el sol moribundo
se escurre entre las hojas,
y agoniza en la tapia amarillenta
de aquellas antiguas pupilas,
me cubro de nostalgia.

Trabajo sucio




Existe en el jardín la labor pestilente:
la penosa tarea para ser delegada.
Si las flores son olvidadas,
sólo reclamarán supervivencia.