jueves, 26 de noviembre de 2015

Tu presencia




A veces, como ahora,
al observar tus manos ocupadas,
la rubia mariposa dormida en tus cabellos,
olvido que mañana brillará nuestra ausencia
sobre el jardín con esta misma lluvia
en un extraño día a nuestros ojos.

Estoy muy enamorado de ti




Yo te quiero mucho, cariño.
Estoy muy enamorado de ti.
Adoro tus berrinches cuando voy de juergas.

Incordio




Porque le canto a la luna,
su mirada es oblicua,
y me increpa como al perro
que insistentemente ladra
en la oscura noche
la misma canción.


Frente a tu ausencia repetida




Frente a tu ausencia -sombra repetida-
dejo de oír tus fútiles excusas,
aunque aparece siempre en el silencio
atronador tu eternidad desnuda.