miércoles, 11 de noviembre de 2015

Fuiste mi paradigma de mujer




Ninguna atención prestabas a mi corazón palpitando desordenadamente
en esa edad que no comprendía muy bien porqué le atraía tanto
lo que recién hoy puedo llamar lujuria.

El demonio de Sócrates


                                 “Sócrates es culpable, porque corrompe a los jóvenes, porque no cree en los dioses del Estado, 
                                                 y porque, en lugar de éstos, pone divinidades nuevas bajo el nombre de demonios”. Melito.


Es de las penas mi penar más fuerte,
porque la suya, que también aterra,
se aliviará muy pronto con la muerte,
y yo persistiré sobre la tierra
huyendo abandonado de mi suerte:
vivir sin amo, como triste perra,
penando en inhumanos vertederos
por los perennes siglos venideros.

Anversos y reversos de nuestro amor




De tus planicies amo las tardías
horas, cuando al buscar la luna a tientas
y a gatas los trazados de tus vías,
mis cautelas estallan avarientas.

El peso de la realidad




Desplegando las alas con rumbo inalterable,
volar como las aves en migración
al reencuentro de las salinas playas,
hacia el éxtasis húmedo del apareo.