jueves, 5 de noviembre de 2015

Tras el amor perdido





Tristes palomas vuelan en tu mente
cuando vienes con tu mirada
derritiendo la luz del día.
¿Cuáles razones te provocan esas ganas
de destruir el pequeño limbo
que a duras penas creamos anoche?
¿Tendremos que empezar de cero
a fabricarnos nuevas gentilezas,
hasta enterrar en otro ayer
esta injusta manera de apegarnos?
¿Acaso crees que me estoy
inventando alas a escondidas?
¿O el dolor que me producen las riñas
te las esté mostrando con su máscara,
y yo riéndome detrás de su tristeza?

Dante Alighieri




Protegido tras métrica muralla,
cual cercas contra viles sitiadores
ansiosos del pillaje y los honores
que el diablo otorga a la bestial agalla;

Soneto a mi padre ausente




En soledad profunda estás durmiendo,
de estas horas por siempre despedido.
Ante la estrella fuiste el elegido
y nunca te veremos ya sonriendo.

El dios de la crueldad




La eterna melodía ahúma
por la hondonada, por el prado,
majestuosa serpiente,
elástico sonido cuyo extremo nutre
el dios de la crueldad.