martes, 3 de noviembre de 2015

Demasiado tarde




A veces piensas haber llegado un poco tarde
al territorio que una vez te propusiste conquistar,
pues has hallado todas las cosas en su sitio,
la casa sin ninguna necesidad de arreglo,
los manuscritos desaparecidos en la computadora,           
el jardín florecido disfrutando largas noches de luna tenue,
y una mujer con quien jamás
has dejado de enredarte las antiguas ruinas.

Consejo al amigo Marco Aurelio Caro


                                                          Emperador romano (282-283)

Curte tu corazón, amigo Caro;
no aceptes que el senado, con su leyes,
destrone de tu espíritu a los reyes
corteses y repongan el descaro.

Mi niña



                                                                                         A mi hija Laura

Amaneció, mi niña,
en mi prolongado tiempo nocturno,
atravesando inviernos y orfandad.