jueves, 22 de octubre de 2015

Desnudo en las palabras




Desnudo en las palabras,
vacío el lago de tus cisnes,
amo el momento de la lucha
contra los demonios que anhelan silenciarme.

Deseo suicida




Cansado de morir a cada instante
en este hueco sucio de la espera,
semana tras semana, año a año,
bajo una resolana de silencios,
detrás de las paredes insalvables,
con el alma clavada
contra la cruz del día,
   

Ven paloma




Ven, muchacha,
acúnate en mis brazos,
suspira y déjate arrullar,
cúbrete los distantes ojos,
repliégate las alas del temor
y olvida, olvídate del vértigo.
Confíate a mi tacto,
no receles.

El espejo de la muerte




El tiempo, en su homicida transitar,
impasible detiene el inconcluso
grito del sueño; y como a un recluso,
apenas nos permite circular.

El clamor del pájaro




De los quietos pájaros que oigo entonar,
uno sube el timbre de su dicha rota.
Modula doliente nostalgia.

Impoema




Escucho impoetencias todo el tiempo,
poelógicas, poerrabias, poe-
grafitis, como gritos de coyotes
en las llanuras lúgubres del estro.

Góngora




Maestro del estilo culterano:
izando tu pendón en las lejanas
praderas del Parnaso, de las arcanas
fosas vuelve tu voz con su silencio humano.

Carta desesperada



                      
Lejos de ti, mi aislamiento crece día a día.

El felino




Nadie regresará a su ocio
cuando olfateen
la sangre segregada de tu herida.