domingo, 18 de octubre de 2015

El fanatismo político de mi padre




Mi padre, que en paz descanse, solía decir que jamás votaría a una persona que no fuese de su partido. Una vez le pregunté: ¿y si se comprobase que el candidato de tu partido es un corrupto, un millonario con bienes malhabidos? Con la convicción indestructible de un prusiano, me respondió: ¡aunque fuese Hitler!


Buscando mi lobo que te ama




Busco en tu bajo vientre la sombra de mi lobo,
el bosque que esconda mi rostro
desfigurado
por el terrible gen que me carcome,
bosque de la lujuria desbordante,
la libertad de amar
con mi naturaleza salvaje y carnicera.

Crepúsculo




La tarde está ahí,
tras el cristal,
conteniendo pájaros
en su abismo,
decidida
a llevarse
la alegría
de la luz
y el bullicio.

Convicción




Insisto en creer que existes.
Insisto en horadar la gran distancia.

La voluntad no se inflamó de lo soñado




Acumulábamos fragmentos del adiós,
sepulcros de la calle; tu sonrisa
y la soflama de su luz, ayer,
voces de ocasos; hoy, silencios de la cima.