sábado, 17 de octubre de 2015

Desde el cuarto contiguo


Claro vacío: 
nuevamente del otro lado de la pared.
Vigilia en la larga noche inhospitalaria,
horas donde mi corazón 
ya no se habituará
a helarse esperando tu ardor 
que me reclama.