viernes, 16 de octubre de 2015

Cuando regresa la lluvia




Cuando regresa la lluvia,
la estrella que estuvo apática
temblando en la sequedad
de la oscura y desolada
geometría del espacio,
se sacude la maraña
del hastío incandescente
y con nuevos bríos danza
ante el universo entero
sobre el espejo del agua.

La araña




Como el pescador en el río,
la araña espera
luego de afanoso tramar,
confiando en su artística red.

Ante el sepulcro




Aquí despedirás la risa tierna,
los momentos paganos y emotivos;
en mudez absoluta, sensitivos
perfumes de la vida y luz eterna.

La lluvia infinita




Es imposible detener la lluvia de este día,
la ola de la tarde se ha batido contra las piedras,
los pájaros saludan con sus trinos de adiós entre las hojas,
sólo mi voz se hace ilusorio silencio, habita en el sigilo,
se resiste, se pierde, se desdobla
en horizontes fósiles.

Ansiedad




A las tres de la tarde
mis alas se encuentran ya temblorosas
porque, en la brisa de la medianoche,
sobre la planicie desnuda de tu cuerpo,
planearé como un murciélago.


Sólo pido una tumba en el verso




Abordo mi razón mortificada
por la sed incurable. Requería
de mi grito herir su biografía
sobre la piel desnuda y desollada.