martes, 22 de diciembre de 2015

Una pareja en la calle



Ayer he espiado el proceder
de dos enamorados
en la calle agitada de la tarde.

Buscaron en vano ocultarse
bajo el techo de una parada de autobuses,
en la punta del banco.

De repente, ella se levantó,
y cargándose sobre su pareja,
se inclinó hasta los labios entreabiertos.

Cubriéndose a medias con su cabello,
se hundió en el trance de un eterno beso,
perdida su conciencia existencial.

Yo miraba con atención, simulando moverme,
como si rechazara importunarlos, mientras
imaginaba qué tipo de mujer, qué clase

de sensualidad, qué profusión de erotismo
me tocaría si fuese yo el hombre
cuya felicidad trastrocaba.


No hay comentarios: