miércoles, 2 de diciembre de 2015

Recuerdo de un amor que va muriendo




Del corazón profundo del pasado
exhuma, a veces, cierto edén de flores
la memoria, y se impregna de colores
en un difuso círculo cerrado.

Vivo el aroma y el aliento amado,
las pupilas de azules resplandores,
las caricias, los labios tentadores
en mi deseo trunco, derrotado.

Y en la metamorfosis de los años,
son tus brazos abiertos hoy, extraños
símbolos de mi dicha y mis enojos.

Sé que es muy tarde y sé que me arrepiento
de haber dilapidado aquel momento.
Pero no me resigno a tus despojos.



No hay comentarios: