sábado, 19 de diciembre de 2015

Mirada crepuscular




En el silencio humano del crepúsculo
es posible recuperar
nuestro llanto infinito de recién nacido,
como si la penumbra
esperanzase el abandono
con el sonido sosegado de la vida.

Más allá del sombrío firmamento,
más allá de las estrellas unidas,
la noche guarda
para toda la eternidad
la razón de esta devastadora conciencia.


No hay comentarios: