lunes, 2 de noviembre de 2015

Vamos todos




Seguiremos caminando los senderos de los árboles tardíos,
hasta encontrar un río de nostalgias
donde nos empaparemos de sus santos venenos,
de elucubraciones inimaginables
que soportan en sus cortes los cuchillos del diablo.

Atentamente te saludo desde mi barca de lunas frías,
desde mi terror por los rápidos de las horas.
Estoy aquí para salvar tu desnudez quiromántica,
en esta alquimia del pasado donde encuentro galimatías
aferrados al dorso del desconsuelo elemental.

Vamos todos nadando por las aguas del averno.
Vamos todos a emperifollarnos como los cadáveres maquillados para el funeral.
Vamos todos hacia la cascada donde nadie escucha los gemidos del viento,
ni los gemidos del pleito, ni los gemidos de la agonía.
Vamos todos, vamos, hacia la emoción de vernos caer.


No hay comentarios: