lunes, 9 de noviembre de 2015

Mi confusión de no hallarte en la cama




Siempre que me despierto en la resaca
y te busco a mi lado sin pensar
en el lado vacío, que de memoria sé
tiene que estar vacío,
pues te levantas muy temprano
para ir a trabajar.

Siempre que me volteo con ganas de mirarte,
y otra vez mi mareo no te ubica,
discurro que mis ojos te proyectan
desde las humaredas del ensueño.

Siempre, luego de mis parrandas,
aunque hallo tu lugar vacío
que la costumbre fue determinando,
mi culpa no quiere sino invocar
tu cuerpo durmiendo a mi lado.

No hay comentarios: