lunes, 9 de noviembre de 2015

La mirada en el suelo




La mirada se tuerce
antes de superar la bocacalle,
perdidas las imágenes del sueño
que no alcanzaron a doblar la esquina.

En un tiempo,
cuando no toleraba que al hogar
le derrotase el polvo y la entropía,
y amaba todavía el color de la tarde,
era la calle alfombra del reino de la vida,
y sus pies ni siquiera la pisaban:
levitaban sobre el asfalto
luego de cada ensayo en el gran coro
para las fiestas palaciegas.

En este tiempo está observando las piedras,
sentado en la estación de la vereda,
rotas las piernas de los días,
con el ojo del tigre derrotado,
sabiéndose excluido del ardor
del juego de la caza y apareo.

Hoy está mirando las piedras,
sospechando la forma de sepulcro
en que podrá depositar
sus huesos destrozados del futuro.



No hay comentarios: