lunes, 30 de noviembre de 2015

Helena




Volviendo Menelao de la guerra,
le transmiten que Helena fue raptada
por los hombres de Troya. Con la espada
en alto el rey prorrumpe: “¡Cielo y tierra,


pido a Zeus acabar con los troyanos,
con París, con los míseros ilotas!
Allá estaremos con resueltas flotas
miles de combatientes espartanos.

¡Agamenón, por nuestra sangre hermana.
Oh, poderoso Aquiles. Griegos todos:
hundamos a sus hombres bajo lodos!”

En tanto, Helena, inicia en la lejana
Troya el destino de ardorosa suerte
a expensas de la angurria de la muerte.



No hay comentarios: