miércoles, 11 de noviembre de 2015

Fuiste mi paradigma de mujer




Ninguna atención prestabas a mi corazón palpitando desordenadamente
en esa edad que no comprendía muy bien porqué le atraía tanto
lo que recién hoy puedo llamar lujuria.

En tu risa temblaban las ganas de vivir. Y en el ajetreo de cambiarte de ropa,
nunca te percataste de que a un fantasma del Instinto le brillaban los ojos
ante la aparición de la imagen que le parecía un sueño fatal.

De lejos eras una diosa blanca bajo enagua vaporosa y azul,
la atmósfera que encantaba, sorprendía y embriagaba; y de cerca,
un cuerpo libre, visual, táctil, olfativo, que hoy puedo llamar lo Femenino.

Observaba tu soltura, tu ir y venir, tus cambios de blusas y polleras,
mientras mi inofensiva pubertad adoraba tu naturaleza carnal.
Había en tu espíritu la premonición de mis futuras deseadas mujeres.


2 comentarios:

Ventura Morón dijo...

Un maravilloso poema Óscar. La esencia queda descrita, el fondo de cualquier armonía, dibujado en esas primeras notas uqe los dedos, iban oerfilando en sus primeras caricias.
Un placer haber pasado por tu casa, querido amigo
Fuerte abrazo

Óscar Distéfano dijo...


Gracias, Ventura, eres muy amable, amigo. Tu visita me estimula a seguir en la búsqueda del poema. Un abrazo grande.