sábado, 21 de noviembre de 2015

Destinos paralelos




Tuvimos los parajes amurados
y el rencor que espumaba con los fríos
días, cuando nos fueron arrancados
los árboles, dejándonos baldíos.

Noches enteras navegamos ríos
de voces requiriendo los pecados,
la razón del declive de los bríos,
y de tantos azotes albergados.

Con la torpeza anclada en la mazmorra,
y el rencor escaldándose en los crudos
silencios del insomnio y la modorra,
perseveramos con los sueños mudos.

Porque atroces pretéritos sufrimos,
las mismas pesadillas compartimos.



No hay comentarios: