martes, 3 de noviembre de 2015

Consejo al amigo Marco Aurelio Caro


                                                          Emperador romano (282-283)

Curte tu corazón, amigo Caro;
no aceptes que el senado, con su leyes,
destrone de tu espíritu a los reyes
corteses y repongan el descaro.

Fiel confidente tuyo, te confieso:
he visto en inquietud corroborante
cómo devuelven con puñal cortante
las reflexiones que haces del suceso.

¡Quieren matarte con tu propia daga!
Mas tú, caro amigo, diestro esquiva
la trampa traicionera, y vete a la saga
de la conducta hipócrita y altiva.

Guárdate de las negras intenciones,
tal le resguarda a Roma las legiones.



No hay comentarios: