lunes, 2 de noviembre de 2015

Con las ventanas cerradas




Cerrarás tus ventanas, tu congoja,
tu mente, bebedor del río seco,
estoico árbol de perdidas hojas
meciéndose en el mudo acatamiento.

Hastiado de la brisa del silencio,
espuma negra de insistentes olas,
áridas nubes, noche sin sosiego,
te pierdes en el sol de cada aurora.

El humo del tabaco en la mazmorra
busca su esfera, su profundo cielo,
en el constante silbo de sus orlas,
en la repetición del pensamiento.

Cerrarás tus ventanas hoy, recluso,
para dormir sin rejas y sin muros.


No hay comentarios: