viernes, 13 de noviembre de 2015

Al mezquino





Insiste y persiste en violar las leyes
que al hombre otorga su destino grato:
recorriendo el planeta y bien viviendo,
disfrutando el dinero amontonado.

Él prefiere en su feudo, donde es rey,
armar sus bacanales por tacaño,
perseguir a las siervas quinceañeras,
y ejercer su impudor sobre vasallos.

Le digo: “¿cuánto tiempo crees tú
que vivirás, así, de contramano
a la vida real y placentera?”

“!Vamos: nuestro gran reino conozcamos:
la corte palaciega, sus intrigas,
el mundo de los ocios, los teatros!”


No hay comentarios: