jueves, 8 de octubre de 2015

Te pierdo




Todas las noches en que tu entrega
fue forjando la historia de mi hombría,
todas las noches en que juntos transitamos
las rutas del instinto . . .

ocupan hoy, ahora, todo el territorio
donde es urgencia las noches de tu cuerpo,
las laboriosas estratagemas
con que me aproximaba
a los desfiladeros de tu espalda.

Sin palabras, sin orden, sin sentido,
en vano acorto la distancia a la aurora
si en el mismo recuerdo
estamos cada vez más solos.


No hay comentarios: