viernes, 30 de octubre de 2015

Tarde en la tarde




Estoy camino del crepúsculo,
estoy recóndito y en calma,
la tarde cae a plomo y me engrandece
bajo su enorme carga.

Hagamos ya las paces, son las tardes
últimas en que llueve mi mirada,
y es todo otoño para el canto de tristezas,
para su luz amarga.

Salid en vuelo pájaros de mis jardines,
el cielo empieza a protestar vuestros chillidos,
sólo un árbol perdura en la emoción del tiempo
y pronto debo hacerme pájaro yo mismo.


No hay comentarios: