martes, 13 de octubre de 2015

El poeta no muere




Es sólo sueño extático, profundo,
entre coplas de estrellas y la hondura
armónica del verso, partitura
de infinitud y calma, otro mundo.

Broma inclemente de los vastos cielos
para saciar abulias inmortales,
donde velan con cirios las vestales
y arropan con azules terciopelos.

No tengo que decir cuánto la llama
de su pasión alumbrará su ausencia,
tu rostro en la infeliz reminiscencia.

Advierto, de la historia en la soflama,
la eterna voz del héroe dormido
despertando mil veces del olvido.


No hay comentarios: