jueves, 22 de octubre de 2015

El clamor del pájaro




De los quietos pájaros que oigo entonar,
uno sube el timbre de su dicha rota.
Modula doliente nostalgia.

Llora con el dejo triste de los solos
el convoy perdido en la fría tarde.
De a ratos se inunda en su queja.

Oscuro de nubes, el cielo insensible
se niega a escuchar el dolor a gritos.
Me duele en los ojos la brisa.

El ave y su pena deciden partir
en la singladura del nocturno viento.
Se aleja en el mar de naufragios.



No hay comentarios: