martes, 20 de octubre de 2015

Cuando deseo escribir un gran poema




Cada vez que deseo escribir un gran poema
debo bajar varios peldaños hacia la muerte.

Cada vez que deseo darte un beso
me resbalo por tus caderas, por tus muslos,
y me vuelvo invariablemente lascivo y soez.

Sé que ese gran poema existe en algún rincón
detrás de mi conciencia, pero no me gustaría
acercarme tanto a la muerte sólo por un gran poema.

Así como sé que tu boca también existe sin resbalarme,
aunque tu boca sin caderas y sin muslos
me mataría más rápido que tratando de escribir un gran poema.


No hay comentarios: