domingo, 18 de octubre de 2015

Convicción




Insisto en creer que existes.
Insisto en horadar la gran distancia.

Los blancos muros de las nubes
detienen mi mirada,
esconden la visión de las estrellas;
y un ciego atormentado en su desgracia,
aspira la certeza de una brisa
en el abismo azul de la galaxia.

Sé que existes, latente,
remoto entre mis propias circunstancias,
oculto en los vaivenes de mi vida,
y en mis manos de donde siempre escapas,
en la oscura razón de la quimera,
en el canto que impugna las palabras. . . ,
sé que existes, latente,
en el tibio rincón de la esperanza.

Insisto en creer que existes.
Insisto en horadar la gran distancia.


No hay comentarios: