lunes, 19 de octubre de 2015

Carajeada




Adalid contumaz de ineficacias,
celoso celador de nimiedades,
en ésta y en las próximas edades
caerás en desdichas y desgracias.

Duras noches de insomnios y falacias
tendrás de tus demonios: mil crueldades,
abismos de indolencia, tempestades
del alma, desamparo de las Gracias.

Espíritu mezquino y vanidoso:
cuando cuentas tus lástimas, la gente
te tolera benévola y clemente.

En tu camino terco y jactancioso,
te surtirá la vida duro azote
e incontables molinos del Quijote.

 



No hay comentarios: