lunes, 12 de octubre de 2015

Amarte hasta la muerte




Mi soledad te ama hasta la muerte,
desde la blanca luz del primer día
hasta el último gris de la agonía,
cuando me juzgo echado de tu suerte.

Quiero que el aura de mi cuerpo inerte,
en el adiós derrame la alegría
de haber cantado en ti; y, en su afonía,
el ahora infinito de quererte.

El recuerdo derrama su ilusión
y el arrebato de una azul promesa.
El alma, en la impiedad, jura ser leño,

hoguera cotidiana, y el cajón
donde guardar, como feliz princesa,
hilo y aguja de coser tu ensueño.


No hay comentarios: