martes, 20 de octubre de 2015

Además del dolor de la partida




Qué triste yacerías si en la muerte,
luego de anales de insistir glosando,
con avidez lo clásico imitando,
el trino te negase toda suerte.

Qué triste vía de la gala ciencia,
si con auxilio de tu gran memoria
en el arte mayor no hallases gloria,
ni lograras fluidez de la conciencia.

Qué triste, luego de sufrir adversos
comentarios de críticos perversos,
y de ganar ilustres detractores,

veas el fin sin honra y sin lectores,
con sólo una sinopsis de doctores
que concluya: “son torpes estos versos”.


No hay comentarios: