jueves, 17 de septiembre de 2015

Visión hiriente




Al observar tus desnudas arenas,
esculpidas por desérticas tormentas,
me recubro los ojos,
porque hieren esas polvaredas
triunfantes que remueven
las colinas, las dunas, las planicies
de la etérea extensión
de tu cuerpo dormido.


No hay comentarios: