jueves, 17 de septiembre de 2015

Tarde latente




Este cuadro apacible, ante mis ojos
sumidos, graba con la luz postrera
diabluras en la fronda pajarera
y los vuelos de elípticos antojos.

Tarde celeste que en el frío empeño
del otoño me inunda de emociones,
y surte de matices los rincones
donde pasea en soledad el sueño.

Frágil paisaje agónico y oscuro
cayendo ya en el túnel del pasado
en estas rimas de afanoso escrito.

Quizás algún leyente del futuro
recobre, de este edén abandonado,
su efímero fulgor del infinito.


No hay comentarios: