lunes, 7 de septiembre de 2015

Si bastara la piel




Si bastara la piel  —cada derroche— para amarnos,
las sábanas al suelo, abrazos viscerales
y una estela de músculos
heroicos en la noche.

Si alcanzara la mutua afinidad
por la pasión, la sangre, las rosas de la sangre,
y fuesen las serenas lluvias de las risas
la esperanza
de beber en tu cuerpo hacia el amor.

Si tan sólo el deseo nos bastase,
sucumbiría esta tristeza impura
—grieta del dique de mi alma—,
y cada instante de agitado desvelo
sería esclusa abierta a tu corriente
anegando mi hastío.

No sentiría la crueldad de la materia,
su límite de carne.


No hay comentarios: