viernes, 4 de septiembre de 2015

Petrarca


 Francesco Petrarca ( 20/07/1304 – 19/06/1374)


Inmortalmente herido por la flecha
de Cupido –dios sádico y bromista-,
un viernes santo -infortunada fecha-,
emprende la quimérica conquista.

El canto dulce de incesante endecha
desoye Laura y niega la entrevista,
mas la ilusión del vate firme acecha
mientras esculpe su laurel de artista.

¿Fue Amor el que produjo tantos daños
a la pasión, al sentimiento puro,
la perturbada fuerza que lo anima?

¿O acaso fue su vida, en esos años,
artería que enuncia: “Yo no abjuro
de este amor como esencia de mi rima”?


No hay comentarios: