viernes, 18 de septiembre de 2015

Dejémonos de versos




Dejémonos del verso y la gramática
y muéstrame tus ansias callejeras.
¿Eres capaz de hacerme las ojeras
en una noche de pasión errática?


Después de todo, yo aprendí la extática
locura en el confín de tus caderas,
liberando de lava tus laderas,
resistiendo tu boca sistemática.

Cedo el poema. Sólo con tus labios
de fémina fecunda en mi universo,
enterraré en tu boca los resabios
de tanta inútil búsqueda del verso.

En este mundo es lección de sabios
suplir con el instinto el canto adverso.

No hay comentarios: