jueves, 10 de septiembre de 2015

Crueldad de los verdugos




Viendo a nuestros verdugos caminar
muy sensibles a nuestras aflicciones,
respetuosos de nuestros desalientos,
como lobos que son domesticados
para aullar con fingidas cortesías. . . ,
veladamente preguntamos:
¿Dónde fueron sus crueldades?
¿Qué excusa retarda la ejecución?
¿Acaso en los detalles del cadalso
y en la excavación de las fosas,
nosotros mismos no hemos trabajado?


No hay comentarios: