viernes, 4 de septiembre de 2015

Asfixia urbana




Quiero ahuyentar de mí
a mi ángel de la guarda,
su sobreprotección,
su excesiva conciencia.

Perder en el casino
fondos que no poseo,
batir con mi automóvil
grandes velocidades,
beber ríos de wisky,
cortejar prostitutas,
bailar toda la noche
ritmos desenfrenados,
reprimir mi quimera
con horas de placeres,
regresar a mi cuarto
cuando despunta el alba,
y dormir como un muerto
durante todo el día.


No hay comentarios: