lunes, 28 de septiembre de 2015

Amado Nervo y su amada inmóvil




Tierno pájaro que al viento
cantas dolido a las rosas
y al agua tu amor sediento,
que ensalzas con dulce acento
la belleza de las cosas.

En tus vuelos estelares
donde númenes habitan,
donde suenan los cantares
eternos como los mares,
todas las almas se agitan.

En los umbrales divinos
clamas a Dios con ardor,
que en los azules caminos
de los truncados destinos,
te devuelva aquel amor.

Poeta del desencanto:
tu amada inmóvil tirita
en el frío camposanto,
bañada en eterno llanto
y en soledad infinita.


No hay comentarios: