domingo, 6 de septiembre de 2015

Alternativas del destino




Esta tarde, soporta el alma el duro
parpadeo del día,
ante el sol en cadenas, el panorama oscuro
y el silencio en viscosa sinfonía.

Pareciera que el dios ya no reclama
los fuegos del coraje,
y es cada día más exánime la llama
que busca redimirte del ultraje.

¿Dónde fue tu feliz premonición?
¿Caíste en los ingratos remolinos?
¿Quieres aún lo que el espíritu requiere?

Consciente de su meta, la razón
percibe los innúmeros caminos,
y es la duda de optar la que sin fin la hiere.


No hay comentarios: