martes, 22 de septiembre de 2015

A veces el vacío




A veces hace tanto vacío
como si de la brisa se cayera un cuchillo
para hundirse en mi pecho.

Es como si, llegado tarde al foso,
mirase en lo profundo perderse triste el muerto.

Como si nunca
sabré si sigo vivo,
como si algún demonio se robara la magia
y todos los temblores prometidos.

Mientras sigue agrandándose el crepúsculo,
uno a uno se ahogan nuestros pájaros
perdiéndonos los cantos sonoros de la tarde.


No hay comentarios: